Los 4 mejores pulsometros con banda pectoral

Los relojes convencionales están siendo poco a poco sustituidos  por los pulsometros de muñeca . Por ello, se ha avanzado tanto en este gadget durante los últimos años.

Sin embargo, y a pesar de que te podría resultar incomodas. En actividades como ciclismo o natación, la banda pectoral sería imprescindible para conocer tu frecuencia cardiaca exacta. ¿Por qué?

Según los estudios realizados por Polar. La medición de frecuencia cardíaca desde la muñeca no es óptima en el agua. Por lo que te recomiendan usar este gadget.

En el caso del ciclismo, las vibraciones del manillar impedirían una medición correcta durante todo el recorrido. Ofreciéndote picos diversos.

Además, en entrenamientos HIIT (entrenamientos de intervalos a alta intensidad), las mediciones de los pulsometros de muñeca suelen tardar en detectar los cambios de ritmo.

Si estas buscando una banda, te recomiendo que sigas leyendo para que pudieras elegir la correcta para ti. Si prefieres considerar la opción de muñeca, puedes echar un vistazo al artículo sobre los mejores pulsometros en calidad-precio.

I. Comparativa bandas de pecho

ModeloLongitud (cm)MemoriaAutonomia*Tipo de bateriaMetodo de registroColocacionDeporte recomendado 
Coospo H6 63,5 - 91,41,5 añosPilaECGPechoCorrer
Fitness
Polar H10XS-S: 51-66
M-XXL: 65-93
1 workout1 añoPilaECGPechoCorrer
Ciclismo
Crossfit
Garmin Dual64 - 1322 añosPilaECGPechoCorrer
Ciclismo
Crossfit
Polar OH1XS-S: 15-22
M-XXL: 22-34
200 horas8 horasRecargablePulso ópticoBrazo o sienNatación
Correr

Todos estos pulsometros tienen:

  • Sensor desmontable de la banda,
  • Pila CR2032 (si tiene este tipo de batería),
  • Conectividad vía bluetooth/ATN+,
  • Resistente al agua.

*Autonomía real aproximada y no la que indica el fabricante.

 

II. Los mejores pulsometros con banda pectoral

4. Coospo H6

A pesar de no ser la top del mercado, esta banda china tiene una buena relación en calidad precio. Ofreciéndote en tiempo real, tu frecuencia cardiaca con una aceptable precisión.

Su conectividad vía Bluetooth y ANT+, te permitirá conectarlo a tu reloj, móvil o cliclocomputador. Aunque podrías experimentar algún error de conexión, no suele ser habitual.

Un buen punto a su favor, es su compatibilidad con numerosas aplicaciones fitnes, como: Nike+ RunClub, Zwift, Endomondo… Lo que te facilitaría elegir una de tu agrado.

Al ser el precio su mejor baza, no han pulido los detalles finales. Por lo que echarías en falta un led que te indique si esta encendida o una mejor calidad en su banda textil.

 

Su durabilidad podría parecerte corta, aproximadamente un año. Pero si comparas los precios del mercado, no deberías ser tan exigente con ella.

El sensor te resultaría algo más grande que los habituales. Aunque te acostumbrarías pronto a el y no te resultaría molesto.

En resumen, una banda resultona y económica. Que te ayudaría a conocer mejor tus marcas sin ser la más precisa del mercado.

Pros
  • Precisión aceptable,
  • Buena relación en calidad precio,
  • Compatible con varias aplicaciones.
Contras
  • Sensor grande,
  • No tiene led que indique su funcionamiento.

 

 

3. Polar H10

El Polar H10 te ofrecería una buena precisión de tu frecuencia cardíaca ¿Como? Gracias a sus puntos de silicona antideslizante, te ofrece una buena sujeción que impediría interferencias en la medición.

Con conexión vía Bluetooth® y ANT+. Podrás conectarlo de forma simultánea a 2 dispositivos, como: ciclocomputadores, pulsometros de muñeca (cualquier marca), aplicaciones (Polar, Strava, Nike+…), entre otros.

Gracias a su memoria. Puedes iniciar una sesión en tu móvil con su aplicación Polar Beat, y entrenar soló con la banda. Muy útil cuando no puedes o quieres llevar tu móvil o reloj. Al finalizar, tu entrenamiento quedará registrado al sincronizar con tu teléfono.

 

En los entrenamientos acuáticos, el Bluetooth no funciona por tu seguridad. Sin embargo, tu entrenamiento se guarda para sincronizarlo más tarde.

Su banda te resultaría fácil de atar y cómoda, debido a su suave material textil. Al practicar natación, deberías de tener en cuenta que podría moverse al realizar lo virajes, perdiendo precisión con ello.

Para facilitarte su limpieza, el sensor se separa de la banda. Permitiéndote usar lavadora. ¡Cuidado! No es apto para secadoras.

Una banda cómoda y precisa para tus entrenamientos, con capacidad de guardar una sesión. ¿La gran pega? Podría ser el cambio de su batería (pila CR 2025) en cortos plazos.

 

Pros
  • Muy cómoda,
  • Precisa,
  • Guarda un entrenamiento.
Contras
  • Pila se gasta pronto,
  • Podría fallar la sincronización con iphone.

 

 

2. Dual-HRM Garmin

Dual-HRM Garmin te ofrece una medición precisa de tu frecuencia cardiaca y HRV en tiempo real. Lo que te permitiría mejorar tu rendimiento.

¿No tienes claro que es HRV? o ¿la diferencia con tu frecuencia cardiaca?

Todos los pulsometros miden el número de veces que late tu corazón en un intervalo de tiempo. Esto es lo que se denomina frecuencia cardíaca, midiéndose en latidos por minuto. Lo podrás encontrar con sus siglas FC o HR (en ingles).

En cambio, la HRV (sigla inglesa). Son las variaciones de la frecuencia cardíaca. Es decir, tu corazón no late de una forma fija, sino que se va adaptando constantemente. Adecuándose a tu respiración y a los estímulos del entorno.

No tenemos un latido constante cada segundo. A veces podría adelantarse llevando un ritmo de 0,985 segundos y otras retrasarse con 1,121 segundos.

Conocer tu HRV, te podría predecir futuras enfermedades cardiacas y te ayudaría a planificar tu entrenamiento según tu recuperación y condición física.

Se conecta a relojes Garmin vía ANT+. En cambio, si quieres usar a otro tipo de dispositivo, lo hace vía BLUETOOTH®. Así, no te obligaría a usar un reloj de la marca.

La correa es suave y se ajusta bien. Aunque podría dejarte marcas tras tu entrenamiento. Por lo que no te resultaría tan cómoda como la Polar, por ejemplo.

 

¡Cuidado con el ajuste! Ya que podría bajarse durante tu entrenamiento terrestre o en los virajes en la piscina.

A pesar de realizarle un buen mantenimiento, la longevidad de la banda no llegaría a más de un año, por el deterioro de sus electrodos. Afortunadamente, y por la mitad del valor del kit completo, es posible comprar repuesto de la banda.

Al no tener memoria, te obliga a llevarlo enlazado a un dispositivo. Por lo que te resultaría indispensable un reloj para practicar natación. Debes tener en cuenta, que no transmite en tiempo real si el sensor esta en el agua.

Una banda recomendable para aquellos que quieran ahorrarse unos euros con respecto a sus competidoras, no vayan a realizar natación y posean un reloj Garmin (opcional, pero recomendable).

Pros
  • Mediciones HRV,
  • Preciso,
  • Económica,
  • Autonomía de un año.
Contras
  • No tan cómoda como la polar,
  • Poca longevidad.

 

 

1. Dual-HRM Garmin

¿Te resultan incomodas las bandas de pecho? El nuevo Polar OH1 es un sensor óptico, que podrás llevar en el brazo o antebrazo.

 

Sin necesidad de enlazarlo a ninguna aplicación ni gadget. Tus datos se guardaran en su memoria (de 200 horas) con tan solo pulsar un botón. Liberándote de vincularlo para empezar tu workout.

Aunque tienes la opción de enlazarlo con tu pulsometro de muñeca, aplicación favorita o cualquier otro dispositivo vía Bluetooth® y ANT+. Transfiriendo los datos en tiempo real.

Si practicas natación, su clip te permitirá ajustarlo a tus gafas. Lo que te posibilitaría dejar el resto de cosas en tu taquilla. Registrando tu frecuencia desde la sien.

 

Al ser un sensor óptico y contar con un ajuste cómodo, se movería con relativa facilidad. Lo que podría interferir en su precisión. Por ello, no sería la mejor opción para levantar pesas. Aunque, podrías colocarlo en la zona del muslo en ese caso.

Al practicar ciclismo, podría quedarse corto su autonomía. Polar indica 12 horas, aunque no suele aguantar tanto. Obligándote a cargarlo cada 6 u 8 horas, mediante su conector USB.

Un nuevo tipo de banda dirigido a personas que no se sienten cómodos con la de pecho. Ideal para practicar natación o running.

 

Pros
  • Cómodo,
  • Preciso,
  • Memoria (200 horas),
  • Opción uso independiente.
Contras
  • Duración batería,
  • Conector batería no habitual,
  • No es intuitivo.

 

 

III. Guía de compra

Si te has decidido adquirir una banda de pecho. Deberías prestar atención a los siguientes puntos. Y así elegir aquella que te daría un mayor rendimiento.

Conectividad

Es importante que tengas una idea de las actividades que quieres realizar y como las vas a monitorizar.

¿Por qué? Muy sencillo, no es lo mismo que quieres practicar running, triatlón o natación. Ni que utilices un smartphone, ciclocomputadora o smartwatch; para controlar tu rendimiento.

Además, podrías querer realizar un seguimiento desde dos gatgets al mismo tiempo o aplicaciones.

Por esta razón, todas las bandas que te he aconsejado son duales. Es decir, tienen conexión bluetooth y ANT+. Y permiten varias conexiones al mismo tiempo. Algo muy habitual en la nueva generación de bandas.

Asegúrate que la conexión del pulsometro es compatible con tú móvil o dispositivo inteligente que vayas a usar. Si te decantes por algunas de las que te he recomendado, no tendrías ningún problema, ya que todas son duales.

Precisión

Cuando buscas una banda de pecho, estas buscando precisión. Probablemente tengas uno de muñeca con el que puedas configurar tus entrenos, pero te gustaría tener mayor precisión de tu frecuencia y por eso te has decidido a adquirir uno.

En el mercado encontraras muchos modelos, algunos más precisos que otros. Pero si no te la quieres jugar. Las primeras marcas como Polar y Garmin son una apuesta segura en precisión y suelen ser más cómodos que otras marcas.

Autonomía

La gran mayoría cuentan con una pila substituible que te podría llegar a durar un año aproximadamente. Los más actuales, los puedes encontrar con baterías recargables.

¿Cuáles son mejores? Depende de la actividad que quieres realizar.

Si eres ciclista, deberías decantarte por los de pila. Ya que los de batería suelen durar aproximadamente 8 horas. Por lo que tendrías que cargarlos cada vez que salieras de ruta o cada dos.

En cambio, para natación, running o crossfit. ¡Si que son interesantes! Ya que no suelen ser entrenamientos tan largos.

¿La pega para los de pila? Su sustitución. La pieza donde se aloja es estanca, y si no se coloca correctamente, podría perder esta propiedad.

Y esto, sería su perdición. Ya que el agua y tu propio sudor entrarían en el sensor. Deteriorando sus funciones y llegaría incluso a dejarlo KO.

Memoria

No se suele tener en cuenta. Pero como yo, sabes que a veces realizar la conexión puede llegar a ser una tortura, o simplemente no tienes tiempo.

Imagínate uno de esos días estresados. En los que necesitas un momento para ti, para desconectar. Coges tu banda, te la colocas. ¡Y a entrenar!

Te resultaría muy cómodo y desconectarías por completo. Después solo tendrías que sincronizarlo con tu aplicación o gadget. ¡Y listo!

Tipo de banda

La banda suele tener una vida útil de poco más de un año si la utilizas de forma diaria. Pero, ¿por qué tan poco? Muy fácil. Sus sensores necesitan un conductor para poder medir tu frecuencia cardiaca. Y este, es tu sudor.

A pesar de que le realices un buen mantenimiento. Este tipo de liquido, deterioraría el tejido de la banda poco a poco. Y los sensores llegarían a despegarse o dejar de leer tu frecuencia. Lo que conllevaría a darte resultados inexactos.

Por esta razón, es importante que el sensor se puede separar de la banda. Así podrías, cambiarla sin necesidad de comprar el kit completo. Ahorrándote unos cuentos euros.

No por ello, debes decantarte por una banda barata. Ya que los recambios suelen tener un precio aproximado. Ten lo en cuenta para un uso a largo plazo y cual sería la diferencia, entre que el sensor se separe de la banda o no.

Medidas

Parece algo tonto, pero no lo es. Comprobar que la longitud de tu pecho o la zona donde vayas a usarlo se corresponde con la medida de tu cuerpo. Con un metro de costura es muy fácil y te ahorrarías tener que devolver el producto.

Sensor

Las bandas de pecho han usado los sensores ECG hasta la fecha y lo siguen haciendo. Sin embargo, han irrumpido en el mercado las bandas con pulso óptico, impulsadas por Polar. La marca con mejor tecnología de este tipo.

¿Cuál elegir? Como en todo, depende de la actividad que vayas a elegir.

Parece que esta dando muy buenos resultados en las mediciones para natación en la piscina. Dándote la opción de colocarlo en tus gafas con un clip. También en carrera funciona bien con su banda en el brazo.

Desde luego, un tipo de banda que busca revolucionar el mercado para todos aquellos que no se terminan de adaptar a las bandas de pecho. La pega es la batería, que suele ser escasa para salidas en bicicleta.

Además, podría perder el pulso si se mueve del sitio por unos segundos. Aunque afortunadamente, lo vuelve a recuperar rápidamente.

Los sensores ECG, son los de toda la vida. Con la necesidad de mojarlos un poco con agua antes de colocártelos para asegurar una correcta medición. Y su pega, es la incomodidad que podrías sentir.

En esta elección, siento decirte que no podría darte más información. Es una decisión personal, que debería guiarse por tus sensaciones y tener la suficiente paciencia para llegar a adaptarse o no, a las bandas de pecho de toda la vida.

Extras

Esto ya es tu propia decisión y lo que estés buscando. Aquí ya entra en juego el presupuesto con el que cuentes, porque te iras directamente a las bandas top del mercado.

Contar con la información de tu métrica de carrera, con datos como: el tiempo de contacto de cada pie en la zancada o la longitud de esta. Te ayudaría a mejorar tus tiempos y tu técnica en carrera.

En el caso de que busques algo especializado para natación. Podrás ver tu frecuencia cardiaca en tiempo real en tu pulsometro de muñeca cuando estés en el agua. Función que no te permitirían las bandas más rudimentarias.

Otra función, sería la de realizarte test de tu condición física o tener una información más optima con respecto a tu recuperación.

Cuidado con tu salud
Si eres de los que llevas marcapasos u otro tipo de dispositivo interno. No estaría de más consultar a tu médico antes de usar este tipo de gadget. No vas a perder nada por hacerlo y te ahorrarías algún susto.

 

Espero haberte ayudado a elegir la banda correcta para ti. Si tienes cualquier duda o sugerencia, no dudes en dejar tu comentario.

Recibe un cordial saludo y recuerda, ¡te veo en la meta! 😉

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

 

Si te ha resultado interesante este artículo, te agradeceré mucho si le das clic en los iconos de Facebook o Twiter. Así compartirías este contenido con quien creas que le pudiera resultar interesante, apoyando esta web. No te cuesta nada hacerlo y a mi me ayudas a seguir y publicar nuevos contenidos para ti.

¡Muchas gracias de antemano! 😉

 

error: Content is protected !!